© NO SOY DIGNO DE TU AMOR.



© NO SOY DIGNO DE TU AMOR.
© NSDDTA.
© I'M NOT WORTHY OF YOUR LOVE.
Director/Autor: Luis Alberto Fernández González.

Todos los derechos reservados. Este blog y sus contenidos, tanto escritos como fotográficos o en cualquier otro formato, no pueden, ni en todo ni en parte, ser distribuidos, reproducidos, comunicados públicamente, tratados o en general utilizados por cualquier sistema, forma o medio, sin autorización previa y por escrito de su autor, aun citando la procedencia.

Las fotografías publicadas en este blog han sido realizadas por © NO SOY DIGNO DE TU AMOR o cedidas personalmente por los autores y propietarios de las mismas.

© NO SOY DIGNO DE TU AMOR y Luis Alberto Fernández González no se hacen responsables de las opiniones, escritos y comentarios vertidos y publicados en el blog por sus colaboradores y seguidores.

viernes, 16 de noviembre de 2012

SALA DE ARTE VAN DYCK: ALEJANDRO MIERES "UNA PROPUESTA ECOLOGISTA"









La Sala de Arte Van Dyck es sinónimo en España de prestigio y representa, mejor que nadie, la esencia de lo que debe ser la Galería de Arte del futuro. Tras veintiocho años de larga andadura, hoy en día sigue siendo un centro innovador que apuesta por el dinamismo de las últimas tendencias y la promoción de los nuevos talentos, sin olvidar a los artistas consagrados. No soy digno de tu amor dedica hoy su atención a esta emblemática Sala gijonesa, orgullo de la ciudad, y con su directora, Aurora Vigil-Escalera Pérez, disfrutamos de su última exposición dedicada al genial artista palentino Alejandro Mieres (Astudillo 1927), una de las grandes firmas de la abstracción española. 







Fotografía 499.- Aurora Vigil-Escalera Pérez & Luis Alberto. Inauguración de la exposición "Una propuesta ecologista" de Alejandro Mieres. Gijón, 2012. (x).






Tal y como ya ocurrió en el año 2009, en su última monográfica en Van Dyck, la vitalidad y el color trabajado en volúmenes rotundos son el principal motivo de esta muestra. El mayor empeño de este artista se centra en parcelar el espacio, espacio entendido como territorio siempre cambiante. Las rítmicas modulaciones geométricas inquietantemente simbólicas y sutilmente talladas sobre densas superficies cromáticas son una constante en su obra. En esta exposición se muestran obras realizadas con dos técnicas: una de pinturas al agua con tinta china y técnicas mixtas sobre papel, y  otra de pinturas monocromáticas al óleo sobre madera y otros materiales. Aunque la mayoría de estas obras han sido firmadas en 2012, algunas fueron iniciadas hace cuatro o cinco años. 






UNA PROPUESTA ECOLOGISTA 


Al confluir en nuestra percepción de la naturaleza el espacio y el tiempo, la sensación es de infinito, inquietándonos ante él por parecernos inasequible. Para hacer comprensible esta sensación, se requiere acotar el espacio y llevarlo a un tiempo común concorde con nuestra sensibilidad, mediante el arte creativo e indagador que nos hace la realidad razonable, operable, asimilable, conocida y cercana. 

El espacio entendido como universo: planetas, galaxias, y también otras entidades: hombre, árbol, animal, roca; desde la superficie hasta la profundidad de su constitución, son todos ellos mundos infinitos por sus mecanismos y estructuras y por las complejas relaciones internas y externas con los otros seres. Necesitamos conocerlos para convivir, acercarlos representándolos mediante el arte para sentirlos, reconocerlos y reconocernos. Todos los seres y objetos, animados o inanimados, tienen tres dimensiones físicas mensurables: 1 altura, 2 anchura, 3 profundidad o grueso.







Fotografía 498.- Sala de Arte Van Dyck. Mar y Noche, 90 x 150 cm. Óleo sobre madera. Alejandro Mieres. Año 2011.
 





Desde hace muchos miles de años se ha representado, en pintura, con las dos primeras dimensiones reales: 1 altura y 2 anchura. A partir de los pintores renacentistas y mediante su descubrimiento científico de la perspectiva cónica y de la perspectiva aérea, se hicieron representaciones con la dimensión 3 profundidad o grueso, reducida al plano del cuadro, sin dimensión física real, llegándose a culminar obras humanísticas de cuyas maravillas están llenos los museos del mundo. 

Sí se representa con las tres dimensiones físicas en la escultura, en producciones que han coronado la identidad de todas las culturas y civilizaciones del globo. Aunque la consciencia de vacío lleva a colorear algunas esculturas y arquitecturas, al no querer prescindir del color como una de las principales referencias de la vida, quedando este incorporado, no integrado. 

Después de las riquísimas aportaciones creadoras de las vanguardias de los siglos XIX-XX, por el enriquecimiento del color y la acrecentación de los valores abstractos y formales de las artes plásticas, pioneras y conductoras de todas las artes en esa época, cabe preguntarse sobre la continuidad de la relación con la naturaleza desde nuestros conocimientos actuales, tanto del arte como de la importancia de la materia en nuestra existencia y en el medio entorno, cuya permanencia está amenazada y con ella la humanidad precisamente por no respetarse la materia en su ser natural. 







Fotografía 497.- Sala de Arte Van Dyck. Fukushima, 105 x 123 cm. Pintura al óleo sobre talla en madera. Alejandro Mieres. Año 2011.






Entre los dos entes que componen el espacio-tiempo einsteniano -la realidad- al espacio le corresponden las tres dimensiones físicas de las que hablamos. La dimensión tiempo, además de su condición de componente de lo real, funciona como una cuarta dimensión, casi física, del objeto-arte y tiene la doble misión de identificarse, conectando como un espejo, con el tiempo histórico en el que la obra se ha hecho, coincidente en nivel y precediendo en muchos casos, con la situación de los conocimientos técnicos, creativos e ideológicos de su época. Entre los que opera como equilibrador humano por su condición est-ética. 

Cuando las tres dimensiones físicas, además, del color, están integradas en la representación plástica como unidad indivisible, habremos avanzado en la representación y en el enriquecimiento estético de los contenidos, acercándonos más a la naturaleza. Un paso más, siempre y cuando mantengamos como primeras y principales condiciones para el existir de la obra de arte: la libertad ideológica, conseguida por los artistas con las vanguardias del siglo XIX-XX, y la libertad imaginativa. Con estas dos condiciones se alcanzaron siempre las máximas calidades y cualidades en el conocimiento del mundo y en el del ser humano. 

Creamos para conocer-nos. 







Fotografía 496.- Sala de Arte Van Dyck. Flor de Shangri-La, 70 x 90 cm. Pintura al agua con tinta china y técnica mixta sobre papel. Alejandro Mieres. Año 2012.






Me intereso por establecer una conexión emocional más evidente, entre la llamada convencionalmente pintura abstracta o no figurativa con la naturaleza, de la que esa pintura “parece” alejada tal y como se la entiende socialmente, como si toda la pintura, desde Altamira no haya sido siempre abstracta y figurativa. 

Una conexión creativa, no imitativa, pero sí dotada de valores que la naturaleza nos aporta, visuales y táctiles, que no han sido aún incorporados en la historia de la pintura a pesar de su evidencia y de su peso emocional y vital. No poniendo únicamente el acento en la información e impresión que la vista nos ofrece y sí tanto en ellas como en los valores táctiles reales y sobre todo en el profundo poso que la naturaleza deja en todos los sentidos del cuerpo entero, poniendo en primer lugar los plásticos. 

Llevo trabajando en esto setenta y siete años, definiendo el objetivo final, cincuenta y dos de ellos inmerso en nuestra naturaleza espléndida. Presento los últimos resultados porque considero imprescindibles la colaboración del espectador para culminar una indagación creativa artística, pues sin él lo que llamamos cultura no existiría. 

La función de la pintura es ecologista, ayer, hoy y mañana. Leonardo aconsejaba no alejarnos de la naturaleza, para no perdernos. 





 ALEJANDRO MIERES
09/11/2012 








Fotografía 495.- Información de la Galería Van Dyck. Gijón, 2012.








NOTAS: 


La exposición “Una propuesta ecologista” de Alejandro Mieres fue inaugurada el día 9 de Noviembre y permanecerá en la Sala Van Dyck hasta el día 8 de Diciembre de 2012. 
Las fotografías de este post han sido cedidas en su totalidad por Aurora Vigil-Escalera Pérez, directora de la Sala de Arte Van Dyck. 
Textos del post: Cuaderno de la exposición. "Alejandro Mieres: una propuesta ecologista". Gijón, 2012.
Precios de las obras que aparecen en este post (fotografías números: 496, 497 y 498), consultar en la Galería de Arte Van Dyck. 


Agradecimientos: 

A Aurora Vigil-Escalera Pérez. ¡Gracias Aurora por facilitarme tanto el trabajo! Deseo de corazón que este post sirva de homenaje a tu madre, María Ángeles Pérez, a la que desde aquí enviamos un beso muy fuerte, y a ti..., por vuestra contribución a lo largo de todos estos años a la dignificación y difusión del Arte en Asturias y por vuestro apoyo incondicional a tantos y tantos artistas. Ahora, más que nunca… ¡Viva el Arte, el talento y la creatividad! 

A Alejandro Mieres. ¡Gracias maestro por inspirarnos cada día! Un lujo para los sentidos y un verdadero orgullo para este blog poder mostrar un poquito de su genialidad. Por favor, siga sorprendiéndonos. ¡Queremos y necesitamos más...!







¿Conoces la Sala de Arte Van Dyck?, ¿sueles visitar sus exposiciones? ¿Consideras que son importantes estos espacios en la promoción de los nuevos artistas y la difusión de sus obras? ¿Cuál es tu Galería de Arte preferida?, ¿dónde está?, ¿por qué te gusta? ¿Qué opinas de las obras de Alejandro Mieres? ¿Te gusta el Arte Abstracto? ¿Invertirías en Arte? ¿Crees que la crisis está afectando mucho al mundo del Arte?






No hay comentarios:

Publicar un comentario